jueves, diciembre 14, 2006

Nochevieja 2006


Llevo unos días pensando a qué dedicar esta entrada, y la verdad es que las ideas esta semana me han abandonado. Es posible que sea porque estoy monotemática, y sólo hablo y pienso en Nochevieja. Maldita la hora en que se me ocurrió pensar en salir este año. Con lo bien que estaba yo en casa, o en mi urbanización con mi Mery y una botella de GIN MG, celebrando juntas que lo mejor del nuevo año es tenernos la una a la otra. Y sin embargo, tuve que pensar en salir y ahora, estoy ilusionada, no hay vuelta atrás.

¿Sabéis lo horrible que es organizar una fiesta en Nochevieja?
Primero, convence a tus amigos de que lo mejor es alquilar un bar para estar todos juntos y no tener que pasarnos la noche luciendo modelito en una macrofiesta, sujetando un cubata que has tardado una hora en poder pedir y que ahora tratas de beber lo más lentamente posible para alargar el momento en que tengas que unirte a esa masa agobiante de borrachos desconocidos (sudando, muy importante) pidiendo otro nuevo cubata para batir el record al que empieza el año con mayor cantidad de alcohol en sangre y en consecuencia con la mayor resaca al día siguiente. Además de eso, que no es poco, hay que escuchar durante toda la noche una música que de música tiene poco, y aun logrando abstraerte e incluso bailarla, terminas con un calor, que más que una chica divina en Nochevieja te sientes como un pollo en un asador dando vueltas...

Segundo, una vez convencidos, hay que encontrar un bar. Y dado que no somos un grupo demasiado grande, éste tiene que tener un precio asequible y además estar bien situado, porque claro, no les vale en cualquier sitio. Una vez que consigues encontrar un bar de tamaño y precio adecuado, terminas obteniendo un NO rotundo porque tus amigos son unos pijos y odian ese bar, que para ti es el más adorable del mundo. A seguir buscando. Bien, encontramos otro, tamaño adecuado, olor adecuado, color adecuado, todo aquello que les importa tanto...adecuado, pero el precio no. Finalmente, decidimos hacer un pequeño esfuerzo económico, todo sea por empezar el año con buen pie.

Vamos a por el tercero, cómo no. La organización de una fiesta no es una organización que se precie si no cuenta con las quejas de algunos de los componentes del grupo, que además de quejarse, ¿para qué van a dar una posible solución? No, mujer, para eso estás tú. El juego consiste en echar por tierra todo lo que tu has estado preparando con la mayor ilusión del mundo, sin aportar nada productivo.


A pesar de todo, sigo ilusionada. Y tengo la esperanza, de que todo esto sirva para algo y al final salgan las cosas bien, y si no, pues oye, siempre se aprende algo. Para la próxima vez a mí que me pelen las uvas, y sin pepitas a poder ser.

4 comentarios:

Casshern25 dijo...

Yo en mi época sociable, hace mucho, cuando tenia grupo de amigos y todas esas cosas, era de los que se sentaba en una esquina y observaba como discutian unos con otros, yo siempre votaba por lo que dijera la rubia... es que estaba - y esta - muy buena jajajajaja

SiL dijo...

Jajajajajaja, sin duda, la mejor opción.

ines dijo...

no me creo que casshern halla sido sociable en su vida!xDDD


yo siempre tengo ganas de salir en nochevieja, bueno yo siempre tengo ganas de salir "siempre", y bueno(de nuevo) yo siempre tengo aun más ganas si se trata de navidad. xD

si, a mi me mola la navidad y no me avergüenzo xD

pero la nochevieja nunca me ha supuesto un problema,eh? yo tb dejo que peleen, y tb voto por lo que diga la rubia, que tb está muy buena, pero supongo que por diferentes motivos..xD

en cualquier caso tomate un GIN a mi salud!^^

Frozen dijo...

En mi grupo nunca hubo rubia a la que apoyar en los votos (dios, ¡que juventud más vacía he tenido! o estoy teniendo, ya no lo se xD). Así que yo siempre me mantenía la margen, me reía un poquito de ellos y lapidaba todo con un a mi me da igual, total, en mi pueblo sólo existe un plan posible (y los posibles planes alternativos evidentemente no son cools xD), no sé ni porque discuten.

Sea como sea, me parece a mí que este año voy a empezarlo durmiendo bien, que falta me hace, y estudiando, que no me hace gracia, pero también me hace falta.

Dios, Casshern, ¿esto es cosa de nuestra facultad verdad?